Sistemas para vehículos híbridos

Híbrido
  • Función

    La propulsión híbrida combina un motor de combustión interna con un motor eléctrico. La unidad de propulsión eléctrica alivia la carga del motor de combustión, especialmente en situaciones en las que se produce un consumo de combustible superior a la media, como durante el arranque o al acelerar. Contribuye a reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2, especialmente en el tráfico urbano. De este modo, se reducen las emisiones contaminantes. Los vehículos híbridos ya están disponibles en el mercado como vehículos de gran autonomía aptos para el uso diario.

    Si lo comparamos con una unidad de propulsión convencional, el híbrido puede ahorrar hasta un 25% de combustible.

     
 
 

Cookies son necesarias para disfrutar de todas las funcionalidades de esta página web. Después de la actualización de la página aparecerá un diálogo de gestión de cookies.

Esta página web utiliza cookies por razones de funcionalidad, confort y estadística. En cualquier momento puede cambiar esta configuración haciendo clic en “Cambiar configuración". Si acepta el uso de cookies, por favor haga clic en "sí, estoy de acuerdo".